Metallica
Metallica estrenó el álbum "St. Anger" el 05 de junio de 2003. | Fuente: Oficial

Metallica es una de las bandas más populares del planeta. Su último show en Lima (en 2014), retransmitido en su Facebook oficial se volvió tendencia en Twitter y consiguió picos de casi 20 mil personas conectadas en vivo.

Sin embargo, su música y su carrera no ha estado exenta de los comentarios negativos de exfans que amaron sus inicios en el Thrash Metal con discos como "Kill 'em All", "Ride the Lightning" o "Master of Puppets", pero se sintieron traicionados con sus posteriores trabajos.

"St. Anger" es uno de esos trabajos. Quizás el más comentado, criticado y vapuleado (hasta la aparición de "Lulu" en 2011, junto a Loud Reed).

Un disco ubicado en un contexto totalmente nuevo para Metallica. Hacía unos años que habían decidido cortarse las melenas y entregarse a un sonido más digerible para la masa audible. "Load" y "ReLoad" fueron los discos más odiados en unos 90 donde el grunge imperaba por encima del virtuosismo y la grandiosidad del metal.

La adaptación de Metallica al nuevo sonido del New Metal los llevó a tomar decisiones arriesgadas que luego fueron reconocidas en el documental "Some Kind of Monster" que registra el proceso de grabación del disco y las terapias de grupo a las que debieron exponerse.

Finalmente, un 5 de junio de 2003 el disco sale a la luz. Las recepciones fueron mixtas, pero muchas fueron negativas en su mayoría (y lo siguen siendo hasta hoy). Repasemos 10 curiosidades de este criticado disco en su aniversario 17.

Adicciones

El disco se empezó a grabar el 24 de abril de 2001, pero se vio interrumpido por la internación de James Hetfield (cantante y guitarrista rítmico de la banda) a un centro de rehabilitación por sus serios problemas con el alcohol "y otras adicciones".

La mano infalible

La producción corrió a cargo de Bob Rock, su productor de cabecera desde "Metallica" (o Black Album) de 1990. Incluso, Rock fue el encargado de grabar el bajo en el disco ante la partida de Jason Newsted por diferencias personales, y antes del ingreso de Robert Trujillo.

El terapeuta y el documental

En esa época tan oscura, la banda contrató a Phil Towle, psicólogo de mejora del rendimiento para ayudar al grupo. Todo el proceso de grabación del disco y las peleas a causa del mismo, así como las terapias de grupo, fueron registradas en video por Joe Berlinger y Bruce Sinofsky, que dieron origen al documental "Some Kind of Monster" del año 2004.

La batería de lata

Una de las grandes críticas al disco, es su sonido. Sobre todo, en la batería. La tarola del disco suena sin cuerdas, "sucia" y "latosa". Al respecto, Lars Ulrich dijo: "Un día me olvidé de apretar las membranas porque no estaba pensando en esas cosas. Cuando tocaba, me di cuenta de que me gustaba lo que oía; tenía un ambiente diferente. Se repetía de un modo hermoso". Sobre las críticas solo atinó a decir: "Es una locura, tan poco abiertos de mente".

Sonido sucio

Y una de las grandes características del álbum es la falta de procesamiento del sonido. El productor Bob Rock señaló que esa siempre fue la intención desde un principio. "Quería hacer algo para reestructurar el modo en que suenan la radio y todo lo demás. Para mí, este álbum suena como cuatro chicos que quedan en un garaje y componen canciones de rock. Nos gustaban las interpretaciones crudas. Y no íbamos a hacer lo que todo el mundo hace y de lo que me he sentido culpable durante mucho tiempo, que es afinar las voces. Simplemente lo hicimos, bum, y ya está", dijo.

Napster of Puppets

El disco "St. Anger" estaba preparado para estrenarse el 10 de junio, pero debido al pleito legal con Napster, compañía de descarga musical P2P (Point to Point), la banda prefirió adelantarlo al 5 de junio de 2003 para evitar filtraciones.

Sanando heridas del pasado

Quizás uno de los momentos más duros de Metallica en ese entonces, fue la terapia grupal. En ella, Phil Towle puso la sal en la llaga para evidenciar los grandes problemas dentro de la banda. Parte de la terapia fue sanar rencores pasados: el más sonado, con su exguitarrista (y líder de Megadeth), Dave Mustaine. Su encuentro con Lars Ulrich es devastador, y le confiesa el dolor que le provocó su expulsión de la banda sin una segunda oportunidad, o que por más éxito que tenga con su banda, siempre viviría a la sombra de Metallica.

Regrabación no oficial

En 2015, los músicos Daryl G. y Chris D. (de la banda "Grace The Skies") y Dave C. (de "Adust") regrabaron el álbum "cómo debió sonar". La producción gozó de gran aceptación en redes sociales y le da una fresca escucha al disco, e incluso muchos fans han aprendido a valorar el trabajo de los liderados por James Hetfield.

La versión con "solo"

Si bien se le criticó mucho a este disco el no tener solos de guitarra, y Kirk Hammett explicó hasta el hartazgo que eso era lo que querían, en 2019 la banda agregó como parte habitual de su set la canción "St. Anger" (pocas veces interpretada en directo), esto como parte de la gira del álbum "Hardwired". En la nueva versión, Hammett le incluyó un pequeño solo de guitarra. Algo es algo...