RPP/Carlos Pe

Un grupo de personas se mantiene ejerciendo funciones administrativas en la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac, a pesar que el Poder Judicial resuelve que deben abandonar las oficinas.

Se trata de un nuevo decano, rector, vicerrector, entre otras autoridades autodenominadas para hacerse cargo del centro de estudios, y que despojaron a las exautoridades.

El Poder Judicial declaró fundada la medida cautelar solicitada por los miembros de la comisión de organización y piden el inmediato restablecimiento de las labores académicas y administrativas, suspendidas desde el pasado 19 de febrero.

Se espera que en las próximas horas se dé el cumplimiento a las decisiones judiciales, y que este grupo de personas abandone la universidad.

Lea más noticias de la región Apurímac