Foto:RPP/ Frank Mi

Monseñor Ángel Francisco Simón Piorno, lamentó el saldo de heridos que dejó el enfrentamiento entre policias y trabajadores de la empresa azucarera San Jacinto en la ciudad de Chimbote (Ancash) y se ofreció a mediar en un diálogo entre las partes involucradas en el conflicto.

“Es lamentable que los enfrentamientos hayan dejado 22 personas heridas en su mayoría agricultores”, precisó el obispo de la diócesis de Chimbote.

Monseñor Simón Piorno exhortó a los trabajadores y empresarios deponer sus actitudes negativas.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional