Regidor de Áncash publicó versos de tres reconocidos poetas como suyos

John López Morales negó haber plagiado, sino "citado" y señaló que se trata de un "error"."Es muy probable que se haya filtrado un archivo de escritores y amigos que reviso", dijo. En sus publicaciones se detectaron versos del Premio Nobel mexicano Octavio Paz, y del peruano César Calvo. 

John López Morales es regidor de la Municipalidad Provincial del Santa. | Fuente: Facebook: John López Morales/RSD Chimbote

John López Morales, regidor y presidente de la Comisión de Cultura de la Municipalidad Provincial del Santa en Áncash, publicó al menos tres poemas en los que emplea versos de reconocidos escritores: el peruano César Calvo, el mexicano Octavio Paz y el chileno Vicente Huidobro.

El caso, difundido por el diario La Industria de Chimbote, da cuenta de que dos de los poemas aparecen en la última edición de la revista Marea, y el tercero figura en el libro, de López Morales, Inicio del mundo (Altazor, 2006).

De acuerdo al mencionado diario, el poema X del regidor contiene extractos del poema III del libro Ausencias y retardos del renombrado poeta César Calvo (1940-2000).

John LópezCésar Calvo
Más allá
de los últimos mástiles ardiendo,
más allá de mis ojos
tus pies y tus manos de yeso,
más allá de tus pechos
mordidos por el viento,
más allá
de los jóvenes mendigos
y los dedos manchados en tu vientre
yo me emociono por primera vez
sobre este reino
más allá
de tus ojos de ave
donde la lluvia
golpea las ramas del verano,
me interno descalzo
por el tiempo vacío
mientras la noche cae
como un árbol quemado
entre las rosas oscuras
del reino amarillo e infinito
y prosigo.
Más allá
nadie puede alcanzarme
cuando enciendo tu nombre
Más allá de los últimos mástiles ardiendo,
más allá de mis ojos y tus pies y tus manos de yeso,
y tus pechos mordidos por la nieva,
más allá de los jóvenes mendigos
que con babeantes dedos mancharon en tu vientre
el sello blanco del amor_
yo te amo

Yo me emociono por primera vez

Yo recuerdo tus ojos de pescado
debajo de esta lluvia que golpea las ramas del verano.

Yo me interno descalzo por el tiempo vacío
mientras la noche cae
como un árbol quemado
y el placer acecha entre las lianas oscuras
desde los ojos de una boa irresistible
Y prosigo
Prosigo
Nadie puede alcanzarme

Nadie puede alcanzarme
cuando enciendo tu nombre

En su poema XV, también publicado en la última edición de Marea, el regidor utiliza versos del Canto IV del libro Altazor del fallecido poeta chileno Vicente Huidobro (1893-1948).

John LópezVicente Huidobro
Yo amo tus ojos
y los ojos con su propia combustión
los ojos que bailan con música interna
y se abren como puertas sobre un milagro.
Yo amo los ojos
con amor inagotable,
los ojos que se clavan
y dejan heridas lentas hasta perderse.
Yo amo mis ojos
y los ojos
las procesiones con estandartes
de elefante con tapices,
la cacería de pestañas
las migraciones de pájaros friolentos
hacia otras retinas.
Yo amo mis ojos
y sus cambios
el mismo corazón de las piedras
sobre el sol del norte
un ojo sobre un ojo
que demuestra la ausencia del dolor
como música creciente.
Yo amor mis ojos y los ojos,
el eco de la correspondencia
al movimiento solitario sobre hombres
negros y blancos
que pueblan tu vientre,
madre de Dios.
Yo amos mis ojos y tus ojos y los ojos
Los ojos con su propia combustión
Los ojos que bailan al son de una música interna
Y se abren como puertas sobre el crimen
Y salen de su órbita y se van como cometas
(sangrientos al azar
Los ojos que se clavan y dejan heridas lentas a
(cicatrizar
Entonces no se pegan los ojos como cartas
Y son cascadas de amor inagotables
Y se cambian día y noche
Ojo por ojo
Ojo por ojo como hostia por hostia
Ojo árbol
Ojo pájaro
Ojo río
Ojo montaña
Ojo mar
Ojo tierra
Ojo luna
Ojo cielo
Ojo silencio
Ojo soledad por ojo ausencia
Ojo dolor por ojo risa

En tanto, el poema "Amenaza sobre dos cuerpos tenidos en la aurora de los recuerdos", del libro de poesía Inicio del mundo de John López, tiene fragmentos del poema "Más allá del amor" de Octavio Paz (1914-1998).

John LópezVicente Huidobro
Todo nos amenaza
el tiempo de las voces irreales
las canciones melancólicas
los sueños largos
el amor duro
los inocentes recuerdos
del que he sido hecho como tus palabras,
como el viento quimérico de estos días
la conciencia
la transparencia traspasada,
la mirada ciega de mirarse a los ojos
las palabras,
guantes oscuros,
polvo mental sobre la hierba,
el agua,
la piel,
nuestros nombres,
que brotan del fondo del silencio
silencio que nos suspende
sube y crece y nos envuelve
y la maldad de la existencia
que entre tú y yo se levanta
y mientras sube, caen
recuerdos
esperanzas,
murallas de vacío que ninguna trompeta
derrumba,
ni el sueño
y su pueblo de imágenes rotas,
ni el delirio
y su espuma profética,
ni el amor
con sus dientes
y uñas sintagmáticas.

Más allá de nosotros,
en los linderos del ser y el estar,
una vida más vida nos reclama
-el sentido de la noche-
que respira y se extiende
llena de grandes hojas calientes,
de espejos que combaten:
ojos
garras
frutos
cuerpos que se abren paso entre otros
/cuerpos
blancura que respira y late,
esa estrella repartida,
donde inclinas la balanza del lado de la
/aurora,
-Pausa de sangre
entre este tiempo
y otro sin medida-.
Todo nos amenaza:
el tiempo, que en vivientes fragmentos divide
al que fui
del que seré,
como el machete a la culebra;
la conciencia, la transparencia traspasada,
la mirada ciega de mirarse mirar;
las palabras, guantes grises, polvo mental sobre la yerba,
el agua, la piel;
nuestros nombres, que entre tú y yo se levantan,
murallas de vacío que ninguna trompeta derrumba.

Ni el sueño y su pueblo de imágenes rotas,
ni el delirio y su espuma profética,
ni el amor con sus dientes y uñas nos bastan.
Más allá de nosotros,
en las fronteras del ser y el estar,
una vida más vida nos reclama

Afuera la noche respira, se extiende,
llena de grandes hojas calientes,
de espejos que combaten:
frutos, garras, ojos, follajes,
espaldas que relucen,
cuerpos que se abren paso entre otros cuerpos.

Tiéndete aquí a la orilla de tanta espuma,
de tanta vida que se ignora y se entrega:
tú también perteneces a la noche.
Extiéndete, blancura que respira,
late, oh estrella repartida,
copa,
pan que inclinas la balanza del lado de la aurora,
pausa de sangre entre este tiempo y otro sin medida.


¿Qué dice John López al respecto?

En declaraciones a RPP Noticias, López Morales negó haber plagiado, sino "citado" y señaló que se trata de un "error".

"Es muy probable que se haya filtrado un archivo de escritores y amigos que reviso, lamentablemente se filtro un libro ajeno. Revisé los poemas a grandes rasgos y lamentablemente se eligieron poemas que no eran míos", añadió.

Según sostuvo, el  también promotor de la  Primera Feria Internacional del Libro Chimbote, que se inicia en 10 días, y donde estará presente el expresidente de Uruguay José Mujica, la revista Marea suspendió la circulación de la I edición de su libro dos de sus poemas de su libro Inició del mundo.

¿Qué opinas?