Personal del Ministerio Público y de la Policía Anticorrupción sorprendieron al fiscal provincial de Corongo (Áncash), Romel Eduardo Márquez Galarza (42) con dinero, al parecer, producto de una coima solicitada a José Antonio Paredes Vega, propietario de la empresa de transporte interprovincial Veloz.

Márquez Galarza fue intervenido en el interior de un chifa, ubicado frente a la sede de la Dirtepol-Áncash.

Él había recibido mil soles para supuestamente arreglar una denuncia del mes de enero, sobre el incendio de un vehículo de la empresa Veloz que trasladaba ilegalmente artefactos pirotécnicos.

El hecho terminó con la muerte de seis personas y otras 15 quedaron heridas, entre ellos dos funcionarios del Ministerio Público.

La investigación está a cargo de la fiscal María del Carmen Malarín.

Lea más noticias de la región Áncash