Cuatro comunidades campesinas se encuentran aisladas por los constantes derrumbes en la carretera que une Andahuaylas con el distrito de Ocobamba, en la provincia de Chincheros (región Apurímac).

Se trata de las localidades de Piscobamba, Sarahuarcay, Carhuayacu y Esmeralda, donde las piedras caídas de los cerros interrumpen la vía en varios tramos. Esta situación hace que los alimentos empiecen a escasear en perjuicio de la población, según constató el corresponsal de RPP Noticias en la zona.
 
Al respecto, el alcalde de Ocobamba, César Ayvar Buendía, dijo que la plataforma de más de dos kilómetros de carretera, en el sector de Carhuayacu, ha colapsado por el deslizamiento del cerro de la comunidad de Choccepuquio. Agregó que el temporal destruyó extensos campos de cultivo agrícola, fundamentalmente de maíz, papa y cereales.

Los damnificados, personas que perdieron casi todas sus propiedades, piden el apoyo inmediato de las autoridades regionales.

Lea más noticias de la región Apurímac