Cortes

En la ciudad de Cajamarca, cerca al colegio San Ramón específicamente, se puede hallar al famoso Arco del Triunfo, edificado -cabe la redundancia- como símbolo del triunfo del los peruanos ante los chilenos en la Batalla de San Pablo.

Cuenta la historia que la obra se inició con mucho entusiasmo en 1985 y que tras un año de esfuerzo y dedicación, esta se lo pudo terminar bajo la dirección del destacado arquitecto Rogerio Holguín.

Sin embargo, algo que muchos cajamarquinos desconocen es que las tres pirámides que se ubican en lo alto del Arco del Triunfo es en honor a los estudiantes del colegio San Ramón: José Manuel Quiroz, Gregorio Pita y Enrique Villanueva, quienes entregaron su vida en la Batalla de San Pablo, único triunfo peruano en el norte del país.

La población de ese entonces no olvidó a los responsables de la victoria, por ello inmortalizaron los nombres de los jefes y soldados en una placa de broce, la cual fue colocada un 13 de julio de 1897.

Batalla de San Pablo

Los cronistas cajamarquinos narran que la Batalla de San Pablo se inició muy temprano un 13 de Julio de 1882, donde los peruanos, a pesar de la superioridad de las tropas chilenas, asumieron posiciones estratégicas.

Los chilenos se habían ubicado en las alturas del cerro “El Cardón”, hacia donde los peruanos dirigieron el primer disparo de cañón. Esto causó serios estragos y bajas en el Ejército Chileno.

Ante este ataque, el enemigo se vio sorprendido y de forma desordenada emprendió la huida, dejando en el campo de batalla armamento, equipo, municiones y caballos.

Escolares Héroes

Entre los escolares que entregaron su vida en la Batalla de San Pablo, destacan los nombres de José Manuel Quiroz, Gregorio Pita y Enrique Villanueva, más conocidos como Quiroz, Pita y Villaneva.

Por: Luis Asencio

Lea más noticias de la región Cajamarca