Foto: Referencial

El viejo mito que la mujer es el sexo débil va quedando de lado en Cajamarca. Del total de denuncias recibidas por el Centro de Emergencia Mujer (CEM), el 21 por ciento fueron hechas por hombres.

Cinith Reátegui García es la coordinadora de la organización creada para la defensa de las mujeres, pero hoy curiosamente también defiende a un grupo de varones, quienes son víctimas de la violencia física y psicológica de sus esposas.

Los casos denunciados por violencia familiar en el presente año son 191, de los cuales 40 fueron presentados por varones, cuyas edades fluctúan entre los 18 y 59 años.

A decir de la coordinadora, los hombres no acuden a denunciar que son víctimas de la violencia de sus esposas por el hecho de tener vergüenza, o “el qué dirán”.

Sin embargo poco a poco este mito se está rompiendo, a medida que conocen cuáles son sus derechos y por ello acuden en busca de ayuda.

En este sentido, explicó que se organizan campañas de sensibilización en diferentes sectores rurales con la participación de profesionales en el manejo de temas familiares y también psicólogos y abogados.