RPP/ Henry Urpeque Neciosup

En medio de gritos y oposiciones, el pleno del concejo municipal de Chiclayo (Lambayeque) declaró en emergencia el desabastecimiento inminente de combustible, a raíz de una millonaria deuda con el proveedor, que impide que los camiones y compactadoras puedan limpiar los enormes montículos de basura.

En la acalorada sesión se aprobó la disposición de emergencia con 7 votos a favor y 7 abstenciones, para poder utilizar fondos públicos y comprar el petróleo necesario y de forma directa para las unidades.

“Buscaremos el precio más barato del combustible y compraremos de manera directa con recursos propios, yo no me quedo sentada para la foto como hacen otros funcionarios, eso es pérdida de tiempo, hay que solucionar este tema ya”, indicó la alcaldesa Elizabeth Montenegro, quien fue duramente criticada por el concejo que tildó esta medida como antitécnica y falta de transparencia.

La regidora Celinda Ortiz calificó de “cabeza dura” a la autoridad edil transitorio y dijo que este problema no es nada más que el reflejo de su incapacidad al mando de la comuna. Mientras tanto, los regidores Guillermo Segura y Edwin Vásquez dijeron que la autoridad edil pecó de abusiva.

 Lea más noticias de la región Lambayeque