Debido a que un numeroso grupo de trabajadores de la empresa Agropucalá (Chiclayo) intentaron ingresar a las instalaciones de esta azucarera, la Policía Nacional se vio obligada a usar bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes.

El enfrentamiento, que no registró ningún herido, ocurrió luego que se realizara la Asamblea General de Accionistas convocada por los nuevos administradores judiciales, quienes de esta forma pretendían rechazar la presencia de los inversionistas Carlos Roncal y Ernesto Flores, quienes participaron de la ex administración de la empresa, que salió mediante una orden judicial emitida por el Tercer Juzgado Civil.

Los agentes del orden, quienes llegaron en gran número para prever esta situación, controlaron el lugar y dispersaron a todos los manifestantes.

Edgar Cayotopa, nuevo administrador de la empresa, denunció que al interior de la azucarera se encuentran los exinversionistas, quienes se niegan a salir porque poseen un fuerte paquete de acciones, por lo que propuso un auditoria y un ordenamiento financiero de la empresa.

“Lo importante es el cambio de administración, que se instalen en la empresa los verdaderos dueños y se haga una auditoría”, anotó.

Al final de la jornada, un fuerte contingente policial permaneció en el lugar para evitar que los trabajadores generen más actos de violencia.

Lea más noticias de la región Lambayeque