RPP/ Rosario Coronado

El dirigente de una facción de trabajadores de la empresa Agropucalá (Lambayeque), Carlos Ramírez Ludeña manifestó que teme por su vida, tras el atentado que sufrió Roberto Hidrogo Rojas, opositor a la actual administración judicial de la azucarera.

“No solo yo, todos los dirigentes que no aceptamos a la actual administración, tenemos temor, pues en cualquier momento pueden acabar con nuestras vidas por el hecho de reclamar justicia”, expresó a su salida de la clínica chiclayana, donde permanece Hidrogo.

Acompañado de un grupo de trabajadores así como de su asesor legal, Wilfredo Chero, refirió que solicitarán garantías personales ante al Gobernación Regional y también reiteraron al jefe de la Región Policial Nororiente, Clubert Aliaga, la ejecución de operativos en Pátapo y Pucala al asegurar que en cualquier momento se pueden registrar nuevas muertes al existir cantidad de armamento en poder de sujetos extraños.

Trabajador estable

Roberto Hidrogo se recupera favorablemente, luego que los médicos diagnosticaran traumatismo pélvico y abdominal abierto por arma de fuego al recibir 4 impactos de perdigonera.

Peritos de criminalística llegaron hasta el establecimiento de salud, donde lo interrogaron y en el acto, según el dirigente Ramírez, sindicó como responsables del ataque al jefe de seguridad de la empresa AgroPucalá, Manuel Arana y a un segundo sujeto conocido con el alias de “Rambo”. 

Vale precisar que la víctima encabezó las últimas protestas en contra de la administración judicial y además el último viernes fue detenido por agentes de la Comisaría César LLatas de Chiclayo al participar de un enfrentamiento que protagonizaron tanto opositores y defensores de la actual administración judicial.

Lea más noticias de la región Lambayeque