El fiscal a cargo del denominado caso La Centralita, Laureano Añanca, manifestó a los medios de comunicación presentes en la última audiencia realizada que viene recibiendo amenazas de muerte.

El doctor Añanca manifestó que sobre el tema ha ocurrido la presencia de desconocidos que a bordo de una moto lineal merodean la zona donde anteriormente residía, buscando averiguar dónde vive actualmente el magistrado.

"Tanto que pregonan de ser inocentes, no es lógico que hayan esos mecanismos de amedrentamiento", manifestó, presumiendo que ello tenga que ver con el trabajo que realiza en la Corte Superior de Justicia del Santa.

El magistrado invocó a que la justicia haga su trabajo, en todo caso que se ayude a resolver los hechos.

Lea más noticias de la región Áncash