Chonguinada, la danza que nació como burla

La Chonguinada es una de las danzas más representativas en la región Junín que retrata una parte de la historia del Perú.

La Chonguinada es una danza que se puede bailar en grupos o en parejas, su característica principal es la elegancia para marcar los pasos, a pesar de la lentitud con la que se realiza.

Angel Velis, desde hace 12 años, en el barrio de Cajas Chico, nos cuenta que la danza tiene su origen en la época colonial, cuando los hombres del pueblo imitaban las danzas y gestos de los españoles a modo de burla.

Asimismo, la Chonguinada recibió influencia del minué francés y la moda europea del siglo XVII, hechos que aún se pueden apreciar en la vestimenta y máscaras de los danzantes.

“La coreografía es ordenada y elegante”, dice Roberto Quispe, quien baila solo en los meses de mayo y junio, impulsado por la fe que le tiene a la Santísima Cruz. Pero esta danza también es celebrada en el Corpus Cristi, donde las mujeres van vestidas con pecheras cubiertas de monedas de plata. La falda y la lliclla son coloridas y con vistosos bordados. La vestimenta se completa con zapatos blancos, un sombrero que lleva una cinta negra y un pañuelo blanco de seda.

Los chonguinos como don Roberto, llevan pantalones cortos de pana, generalmente en color negro y azul, pero también pueden confeccionarlo en color rosado. Los sacos llevan bordados hechos con hilos dorado y plateado, completando con adornos de plata. Ellos también llevan guantes y sombreros blancos, estos últimos adornados con plumas de aves multicolores y en la mano llevan un bastoncillo con cintas de colores.

La cuadrilla de al menos ocho integrantes lleva máscaras que representan rostros rosados de facciones muy marcadas y pelucas con rizos al estilo de la época colonial, los que junto a la lujosa vestimenta, se lucen en un elegante huayno.

Por: Lizzet Paz

Lea más noticias de la región Junín

La Chonguinada es una danza que se puede bailar en grupos o en parejas. Su característica principal es la elegancia para marcar los pasos, a pesar de la lentitud con la que se realiza.