Rolando Gonz

Rodrigo Cuba Arzola, actual gerente de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial de la Municipalidad Provincial de Trujillo, es cuestionado tras conocerse que durante su gestión como gerente de Transporte Urbano en la gestión de Susana Villarán fue defenestrado y sometido a proceso administrativo disciplinario.

Uno de los cargos era presunta responsabilidad administrativa por no haber ejercido control sobre una donación de bienes muebles que hiciera la empresa Calidda en el 2009, por un valor de 20 mil dólares, de los cuales cinco fueron hurtados y 21 no se ubicaron, según verificó la Comisión Auditora del caso. Otro que Cuba Arzola, no efectuó una adecuada supervisión y control de cumplimiento de metas en el 2010.

En los sustentos de la resolución final, se señala que Cuba Arzola incurrió en falta disciplinaria grave, por incumplimientos de la norma y negligencia en el desempeño de sus funciones imponiéndole una sanción disciplinaria de amonestación, en resolución firmada por Joanna Fisher Battistini, en ese entonces gerente de administración.

Lea más noticias de la región La Libertad