RPP/Referencial

La ciudad del Cusco volvió a recibir a cientos de campesinos de diferentes distritos aledaños, quienes se instalaron en la calle Manuel Callo Zevallos para vender plantas, arbustos y pesebres fabricados precariamente para los nacimientos navideños.

Ellos estarán en este lugar durante tres días vendiendo sus productos. Las diferentes plantas y arbustos cuestan entre 50 céntimos y un sol, y los pesebres fluctúan entre 5 a 10 soles.

La zona es exclusivamente para los campesinos, quienes no pagan por ubicación y reciben permanentemente apoyo de las autoridades para su estadía.

Lea más noticias de la región Cusco