Al día, un peruano promedio genera más de medio kilo de basura. Algunos residuos pueden reciclarse – como el plástico, vidrio, cartón, etc. – mientras que otros ya no. Sin embargo, estos últimos igual pueden ser reaprovechables por diversas industrias.

En las afueras de Lima, en Huachipa, existe un relleno sanitario que usa los desechos para generar energía y que recibe diariamente de 6 mil a 8 mil toneladas de residuos sólidos

Los rellenos sanitarios son métodos diseñados para la disposición final de los residuos sólidos. Estos cuentan con infraestructura adecuada para que sea seguro para la salud de las personas y el medio ambiente. 

El relleno sanitario de Huaycoloro es el único, a nivel nacional, que genera electricidad a partir del biogas. De hecho, el Perú se encuentra en un déficit de rellenos sanitarios. Este es un gran problema para la salud de los habitantes y el medio ambiente.

A nivel nacional, solo hay 52 rellenos en 19 de las 25 regiones del Perú, número que no da abasto a todo el país. Esto genera que mucha basura se tire en los botaderos ilegales. Según datos del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), en el Perú hay aproximadamente 1.585 botaderos.

Parte de la planta donde el biogas se convierte en energía. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo

 

En el relleno sanitario de Petramás, donde se genera energía con los desechos, los residuos son insertados en unas celdas – que son como recipientes enormes en la tierra -. Actualmente, el relleno tiene un aproximado de 50 hectáreas de estas celdas.

Los residuos dispuestos ahí, se van descomponiendo anaeróbicamente, de esa manera, van apareciendo las bacterias que generan algunos gases como el metano. Dichos gases son gases de efecto invernadero que afectan al medio ambiente y a la salud de las personas.

Sin embargo, este impacto se puede mitigar. Hay dos opciones, la primera es quemar el metano para convertirlo en CO2. El metano contamina mucho más y, si se quema, se puede reducir su impacto 25 veces.

Infraestructura donde el metano es quemado para ser CO2. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo

La segunda opción, la más interesante y beneficiosa, es usar estos gases para generar otro beneficio: la energía. En Huaycoloro, Petramás hace esto. Cuando el Estado subastó tecnología para fomentar las energías renovables (en 2010, 2014 y 2016) Petramás las adquirió.

Según explicó el ingeniero Ádamo Meléndez, jefe de electricidad de la planta, el proceso para extraer el biogas y convertirlo en energía requiere de tiempo, trabajo de precisión y alta tecnología.

Maquinaria donde se trabaja el gas para convertirlo en electricidad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo

Primero, se extrae de las celdas, mediante unos pozos de biogas, el gas que sale de la descomposición. En las plataformas del relleno sanitario hay aproximadamente 300 de estos pozos.

Una vez extraído, pasa por una red de tuberías, para pasar por una serie de procesos donde se separan ciertos elementos para poder obtener el gas indicado. Asimismo, se va cambiando la temperatura y la presión hasta lograr lo necesario.

Maquinaria, de tecnología muy avanzada, donde se manipula el biogas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo

 

Aparece la energia 

Luego, el gas se abastece como combustible a un grupo electrógeno, para luego obtener energía eléctrica. La energía que se obtiene se genera en 480 voltios, el cual se debe elevar aún más para transportar y distribuir. Es por eso que pasa por una subestación elevadora, de 480 a 22900 voltios.

Finalmente, esta energía es trasportada por una red subterranea de 6 kilómetros hasta una subestación de distribución de Luz del Sur, una de las empresas encargadas de dar electricidad a los domicilios. La cantidad de energía que generan al día puede suministrar a 50 mil habitantes promedio, según indicó el ingeniero Meléndez.

Mediante esta maquina se distribuye la electricidad a las empresas encargadas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo
Petramás también se encarga de recoger los residuos sólidos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Francesca Raffo

Solo el 52% de la basura en el Perú se dispone en rellenos sanitarios. Los ciudadanos tienen un gran deber en cuanto a esto, pues pueden ayudar a mejorar este problema. Se debe reducir la cantidad de desechos que generamos, los hogares deben segregar su basura para que esta sea reciclada por la municipalidad y jamás se debe tirar basura a la calle.

Ciudades con Futuro es una campaña de RPP que tiene el objetivo de informar y concientizar a los ciudadanos del espacio donde vivimos. Esta campaña llega con el compromiso de Coca Cola y Arca Continental Lindley.