"No entendí.  Sentí un poco de miedo también", dijo Euskar Echeverría, de 44 años de edad, mientras relataba a "Día D" cómo fue abusado durante su etapa escolar.

De otro lado, su hermano Fabián, de 37,  aseguró que la estrategia de Bueno Galindo comenzó infiltrándose dentro de su familia, ganándose la confianza de su madre, siendo el reemplazo perfecto de ese papá que él apenas conocía.

Mediante una cámara oculta, el director de la institución educativa José Olaya, confesó su crimen a Fabián Echeverría.  "Te pido perdón, pero tranquilízate.  Te ruego que me perdones", le respondió ante la pregunta del abusado quien lo interrogaba sobre la culpabilidad en los hechos.

"¿Qué pensabas de mí?", le increpó Echeverría.  "Que eras un tipo encantador.  Todo rosadito", respondió el Armando Bueno.

Otros testimonios respaldan esta versión.  Un ex alumno del José Olaya, identificado como Daniel afirmó que cuando era niño, no comprendía la gravedad del asunto.  "Tú te sentías que eras especial.  La víctima tiende a defender a su agresor"; dijo.

Asimismo, Juan Pablo aseguró que todo comenzó un día en el salón de clases.  Los tocamientos propiciaron una respuesta rápida de parte del abusado, quien lo acusó con su hermano mayor.  Este armó un "escándalo" en el plantel y lo expulsaron.

 "Que la gente sepa que todos los rumores son ciertos" aseveró Fabián Echeverría; quien según ha revelado, está recibiendo correos electrónicos anónimos amenazándolo a él y a su familia por haber roto el silencio después de más de 30 años.