Disponen proteger a testigos de crimen en comisaría de Jaén

Martha Guerrero, esposa del comisario fallecido Armando Barrantes, dijo haber presenciado el ataque por lo que pidió garantías para ella y su hijo de 21 años, ya que están bajo amenaza de muerte.

El ministro del Interior, Daniel Lozada, dispuso dar protección y seguridad a los dos testigos sobrevivientes del crimen cometido por una banda de delincuentes que asesinó cruelmente a tres policías y dos civiles en la comisaría del distrito de Santa Rosa de la Yunga, en la provincia cajamarquina de Jaén.

En diálogo con RPP Noticias, Lozada encargó esta labor al Comandante General de la Policía Nacional, tras haber escuchado el testimonio de Martha Guerrero Cieza, esposa del suboficial Barrantes Hurtado, fallecido el último domingo.

Según las primeras informaciones, aproximadamente a las 10 de la noche del domingo cinco sujetos, con armas de fuego de largo alcance y chalecos antibalas, atacaron el puesto policial donde se encontraban el comisario Armando Barrantes Hurtado, su hijo de iniciales D. B. G.(13), los suboficiales PNP Nilton Joel Tandaypán Castañeda y José Víctor Vásquez Cubas, así como la pareja de este último, Noira Callirgos Suárez (18).

Martha Guerrero Cieza y su hijo de 21 años también se encontraban en la comisaría al momento del ataque, pero se salvaron de morir porque se escondieron.

El titular del Interior indicó que si es necesario ella y su hijo serán trasladados a otra ciudad, fuera de Jaén, ya que es importante preservar su seguridad y el testimonio que llevaría a ubicar a los delincuentes.

Martha Guerrero, en diálogo con RPP Noticias, dijo haber presenciado el ataque, por lo que pidió garantías para ella y su hijo, ya que están bajo amenaza de muerte.

Sostuvo que su esposo fue un buen policía, dedicado a su labor en defensa del país.