En el mes de abril del año pasado se efectuó el primer reporte sobre la masiva muerte de distintas especies marinas en el litoral lambayecano, causando gran asombro en la población, pues se desconocían, por aquel entonces, las causas concretas del funesto hecho.

Junto con el presidente de la Asociación de Pescadores de Puerto Eten, Francisco Ñiquen, recorrimos gran parte del litoral y efectivamente, los cuerpos sin vida de los delfines, pelícanos y piqueros yacían en las orillas y en otros casos en una penosa agonía.

La muerte por inanición

Nos preguntábamos, por qué perecieron, observando atónitos este cuadro y de inmediato encontramos una primera respuesta. El pescador que acompañaba nuestro desplazamiento dijo con toda seguridad que el fenómeno no era natural y que obedecía a los efectos de la sísmica 3D, una herramienta que utilizan embarcaciones multinacionales en búsqueda de hidrocarburos.

En aquella temporada solo se contabilizó mil 200 delfines y pelícanos, así como más de un centenar de delfines sin vida, sin embargo con el pasar de los días y tras una serie de visitas de reconocimiento que efectuaron instituciones como el Instituto del Mar del Perú, Ministerio Público y la Administración Técnica Forestal y Fauna Silvestre, esta última nos detalló que la pérdida de ejemplares fue superior a los 4 mil.

A consecuencia de ello, la Fiscalía con competencia en Delitos Ambientales de Chiclayo, decide investigar el caso, pero meses después se archivó, pues de acuerdo a la evaluación que realizaron los especialistas en la materia, la extinción que también se registró en la Libertad, Piura y Tumbes, fue por inanición. Se afirmó que las altas temperaturas conllevaron a que los cardúmenes de anchoveta se ausenten del litoral norteño.

Las primeras pérdidas en el 2013

Empezamos el 2013 y precisamente el 11 de enero, un pescador nos alerta de la aparición de cinco lobos marinos y delfines muertos en las orillas de la playa de San José, en la provincia de Lambayeque. De inmediato, nos trasladamos a la zona y comprobamos la situación, aunque algunos intentaron minimizar el hecho.

Similar al caso anterior, varios hombres de mar atribuyeron el hecho a la actividad sísmica 3D, pues por casi todo el mes de enero, una embarcación multinacional realizaba trabajos de exploración de petróleo en el litoral norteño.

Lobos de mar  envenenados

Las muertes continuaron, pero 35 días después, el Instituto del Mar del Perú, emite un inesperado informe donde se indica que un total de 50 lobos marinos sucumbieron por ingesta de pescado contaminado con carbamatos, un insecticida de uso común empleado en la agricultura y como método de control de plagas originadas por roedores.

El informe causó sorpresa en la población; pero los que pusieron el grito en el cielo fueron algunos dirigentes de los hombres de mar, quienes de plano rechazaron los resultados de las investigaciones efectuadas por el organismo adscrito al Ministerio de la Producción.

Aumenta la muerte de especies

Días después, en una reunión con sede del Gobierno Regional de Lambayeque,  el jefe de la Capitanía de Puertos de Pimentel, Luis Pérez Astete, reportó la desaparición de  65 lobos marinos, 22 delfines, 16 tortugas y 7 pelícanos.

Las interrogantes brotaron una vez más. ¿Qué  o quién propicia la muerte de las especies? ¿Era verídico el informe del Imarpe? ¿Quién responde, por este tipo de daños a la naturaleza?

Por unanimidad, las autoridades optan por efectuar un nuevo recorrido al norte de la playa de San José y en esta jornada se constataron nuevos hallazgos. A lo largo de 125 kilómetros, se encontraron los cuerpos de 18 tortugas, 22 lobos marinos, 8 delfines, 16 chanchos marinos, 22 aves marinas, entre pelícanos y piqueros.

Ahora los especialistas del Imarpe efectúan un nuevo estudio de la situación; sin embargo sería válido que se profundice sobre el tema. La población desea conocer las causas reales, pues en forma coincidente,  el hecho anómalo se registra por segunda vez, en temporada de verano y cuando se practican acciones de exploración en el mar.

Estaremos atentos y ojala no tengamos que informar en los próximos días o en el 2014, de una nueva mortandad de especies marinas.
 
Por: Rosario Coronado

Lea más noticias de la región Lambayeque