La alcaldesa de  Carabaya, Nancy Rossel, informó que se ha enviado un primer lote de ayuda de los almacenes del Instituto Nacional de Defensa Civil de su provincia para los afectados por el huaico que esta mañana sepultó un campamento minero en Puno, dejando a 30 desaparecidos entre las rocas.

Según detalló, este primer lote consiste en frazadas, alimentos y medicamentos, pero advirtió que se requiere un lote mayor para afrontar la emergencia. Indicó que no se descarta la posibilidad de que haya un mayor número de víctimas y señaló que continúa en mal tiempo en la zona del desastre.

Luego de informar que se coordina con las autoridades en Lima el mayor envío de víveres para los afectados, comentó a la Agencia Andina, que el deslizamiento se produjo en una localidad ubicada a tres horas en viaje en camioneta y nueve horas más por un camino que solo puede ser seguido a pie.