Defensoría alertó situación durante la emergencia.
Defensoría alertó situación durante la emergencia. | Fuente: Imagen referencial: Andina

La Defensoría del Pueblo expresó su preocupación por el incremento de más del 30 % de casos de mujeres, adultas y menores de edad, reportadas como desaparecidas durante la emergencia sanitaria por la COVID-19, lo cual las coloca en una situación de vulnerabilidad ante el peligro de sufrir otras formas de violencia, como feminicidio, trata de personas, violencia o explotación sexual, etc.

En mayo, advirtió que 234 mujeres, 76 adultas y 158 menores de edad, fueron reportadas como desaparecidas. Esto significa un 38 % más de los casos registrados en abril (170). Lima sigue siendo la región en donde se presentaron más denuncias (95), seguida de Arequipa (19) y Lambayeque (18).

El incremento en las cifras se ha producido en casi todas las regiones, siendo más grave en el caso de niñas y adolescentes, pues se registró un aumento de más del 40 % de denuncias, lo cual significa que no solo existe una mayor afectación por la conjunción del género y la edad, sino que, en general, la problemática se ha ido acentuando durante la actual emergencia.

A manera de resumen, la Defensoría del Pueblo también precisa que, del 16 de marzo al 31 de mayo, ya son 202 casos de adultas y 355 de menores de edad reportadas como desaparecidas en estos 77 días de cuarentena. Es decir, 557 mujeres fueron reportadas como víctimas de esta forma de violencia, una mujer cada 3 horas y 20 minutos.

De otro lado, en mayo, ocurrieron 9 feminicidios. Al respecto, preocupa que cinco regiones en donde no se presentaron casos en abril, ahora reporten la ocurrencia de más de la mitad del total de mayo: Tumbes con 2, y Cajamarca, Puno, Huancavelica y Piura con 1, respectivamente.

Asimismo, alertó el registro de 6 muertes violentas de mujeres (2 en Lima, 3 en La Libertad y 1 en Puno), ante lo cual pidió que se tipifique si fue feminicidio o no. De esta manera, señala que no solo se tendrá una cifra real de esta forma de violencia, sino que se permitirá a las víctimas indirectas, en su mayoría huérfanos y familiares, acceder a justicia y reparación por parte del Estado.

 

En mayo se han registrado 4 tentativas de feminicidio (1 en Lima, Piura, Ayacucho y Apurímac, respectivamente). Sobre estos casos, cuestionaron el papel que viene cumpliendo la Policía, ya que si los feminicidios no llegan a consumarse no es debido a su oportuna intervención, sino a la de terceros (hijos) o a la actuación de las propias víctimas. 

Ante esta situación, la Defensoría del Pueblo demanda una intensificación en la búsqueda de las mujeres reportadas como desaparecidas, así como el fortalecimiento de los canales de atención remota, como la línea 114, la cual debe ser implementada para permitir la denuncia oportuna y la comunicación fluida con los familiares.

De igual modo solicitan que se implemente un adecuado Registro y Portal de Personas Desaparecidas para poder adoptar acciones de búsqueda en aquellas mujeres en estado de riesgo por haber sufrido violencia de género; además, permitirá conocer quiénes ya fueron ubicadas y sobre quiénes se deben continuar las diligencias oportunas.