RPP/ Rosario Coronado

Extorsionadores dejaron una granada tipo piña en la vivienda de la familia Gamboa Soberón, ubicada en la calle Francisco Pizarro 685 del pueblo joven San Antonio de Chiclayo (Lambayeque).

El explosivo fue encontrado en la ventana del recinto por uno de los vecinos, quien de inmediato solicitó la presencia de agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UDEX).

A los pocos minutos, acudió personal de esta dependencia policial al mando del  suboficial, Marcos Saldarriaga, quienes pusieron a buen recaudo a los miembros de la familia para luego ejecutar la desactivación.

Según los agraviados y la Policía Nacional,  los delincuentes desconocidos se equivocaron, y habría tenido como destino la casa de un comerciante de pollo, situada a pocos metros.     

Lea más noticias de la región Lambayeque