La familia del joven trujillano Carlos Paredes Quiroz, presuntamente arrollado por un patrullero de la Policía de Barcelona, España, continúa pidiendo justicia ya que hasta el momento no se ha determinado quiénes son los responsables del hecho.

La hermana de la víctima, Liliana Aldave, dijo que el estado de salud de Carlos mejora muy lentamente, pero ya lograron hablar con él a través del teléfono.

Lamentablemente, el diagnóstico médico indica que no volverá a caminar debido a una severa contusión en la columna.

Aldave Quiroz precisó que aún están pendientes de una serie de operaciones y que las autoridades peruanas en España no están brindándoles el apoyo que la familia necesita para dar con el paradero de los responsables del incidente.

“Con nuestros propios recursos hemos contratado a un abogado para que se encargue de realizar las denuncias correspondientes. Lo que nosotros queremos es que al menos se nos de una visa de 90 días para viajar”, expresó.

Lea más noticias de la región La Libertad