La Presidencia del Consejo de Ministros decretó la prórroga del estado de emergencia para las provincias de Cajamarca, Celendín y Hualgayoc. A través del diario oficial El Peruano, se determinó la extensión de la medida por 30 días más.

La medida causó diversas reacciones de autoridades nacionales y dirigentes regionales. El ministro de Interior, Wilfredo Pedraza, sostuvo que se busca garantizar la seguridad y tranquilidad de quienes no están involucrados en el conflicto social.

Pidió a la población que tome con calma la medida de extender el estado de emergencia. “Se trata de una decisión en razón de garantizar el desarrollo de las acciones de la ciudadanía, de aquellos ciudadanos de Cajamarca no tan vinculados con el conflicto social”, manifestó.

Asimismo, la fiscal decana de Cajamarca, Esperanza León, opinó que el estado de emergencia se justifica debido a los días de violencia que se suscitaron en Cajamarca.

Agregó que, el reclamo por el agua debería ser de manera pacífica, teniendo en cuenta que el clima de violencia generó pérdidas a la población.

Por su parte, el dirigente de Tierra y Libertad, Marco Arana, consideró que la ampliación del estado de emergencia obstaculiza el proceso de diálogo.

"Lo que hace es concederle una carta abierta tanto a las presiones de la empresa minera como de sectores que favorecen a Conga en Cajamarca, como aquellos sectores intolerantes que existen y que son minoritarios", señaló.

También, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos opinó contrariamente frente a la extensión del régimen de excepción. La autoridad regional consideró que el gobierno quiere imponer el proyecto Conga, a través de la ocupación militar.