Más de 200 piedras forman el nacimiento andino del niño Dios que Víctor Vilcahuamán, conocido como “El Laya”, ha recolectado durante 10 años. Este fue el tiempo que le demoró para conseguir formaciones rocosas que en conjunto logren escenificar el misterio navideño.

Este curioso nacimiento se exhibe en su casa en la zona de Puytuk, en Chilca, a 20 minutos de Huancayo (región Junín).

Además de las figuras del niño Jesús, María y José, hay animales de campo como llamas, alpacas, burros, vacas y ovejas. También aves silvestres como el chihuako, el pichkutu, el kullku, ulpay, inchu, halcón, cóndor y la rayhuana empollando sus huevos.

“El Laya” ha hecho de su hogar un santuario andino, donde nos explica que la piedra es un símbolo de la mitología huanca, es por eso que el nombre de la ciudad de Huancayo proviene de "Wanka" que significa piedra y "yok" que quiere decir el que posee.

Víctor Vilcahuamán logró reunir esta impresionante colección de piedras viajando por todo el Perú. La sombra de los árboles "ñuñulway" y "mutuy" protegen al niño, a su madre la Virgen María y a San José, todos representados por piedras caprichosamente formadas por la naturaleza.

Lea más noticias de la región Junín