Referencial

Los pobladores del distrito de Viques se opusieron a la instalación de los nuevos medidores de agua que la empresa del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado Municipal de Huancayo (Sedam) cambiará desde este lunes y progresivamente en toda la provincia hasta llegar a las 12 mil unidades.

La población argumentó que actualmente pagan alrededor de siete nuevos soles y que el cambio de estos medidores incrementaría sustancialmente el precio por este servicio básico.

Asimismo, manifestaron que no cuentan con el líquido elemento durante todo el día y que el cambio por los nuevos medidores aumentará más la racionalización de agua que sufre el distrito.

Por su parte, el gerente general de Sedam de Huancayo, Luis Pérez Peralta, indicó que la población se opone al cambio, porque usa el agua potable para regar sus sembríos, chacras y viveros, motivo por el cual la empresa pierde alrededor de 45 mil soles por subsidiar el servicio.

Lea más noticias de la Región Junín