El presidente regional de Ica, Alonso Navarro Cabanillas, pidió este sábado a los organizadores del Festival Internacional de la Vendimia "ser coherentes” con la situación de emergencia que vive la ciudad sureña, tras el colapso de las redes de agua potable y desagüe de esta ciudad.

En efecto, la ciudad de Ica fue declarada en emergencia debido al colapso del colector principal de agua y desagüe producto del fuerte sismo del 30 de enero, hecho que podría poner en riesgo la salud de la población y de los turistas, si se llevara a cabo la Vendimia en esta jurisdicción.

Por eso, el titular de la entidad regional lamenta que la municipalidad de Ica persista en su intención de llevar adelante actividades que involucran a miles de personas.

Señaló que mientras continúe la emergencia en Ica, dispuesta por el Ejecutivo, no tiene sentido “tratar de hacer parecer que las cosas son normales cuando existe una situación de riesgo”.

Navarro planteó a los organizadores del evento promover recorridos turísticos por zonas vitivinícolas de los distritos de Los Aquijes, Pueblo Nuevo, San Juan Bautista, La Tinguiña y otros, donde no rige la situación de emergencia.

“En estos lugares los asistentes podrían disfrutar de la tradicional pisa de uvas,  degustar vinos y recorrer las campiñas”, aseveró el presidente regional tras reconocer que los ingresos financieros que se obtengan no serán los mismos, pero que salvaguardar la salud pública en estos momentos de emergencia se antepone a cualquier otro interés.

Asimismo, refirió que la capacidad hotelera para recibir a estos turistas no sería problema, pues existen hoteles en los distritos y zonas aledañas donde pueden pernoctar.