Henry Urpeque Neciosup

Un grupo de arqueólogos de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp Lambayeque descubrió un último templo Mochica en tierra lambayecana, que posee hasta 30 grafitis o dibujos grabados de diferentes representaciones que describirían las actividades ceremoniales y otras actividades de caza y rutina que realizaban los antiguos habitantes Mochica.

Las investigaciones fueron dirigidas por el arqueólogo, Walter Alva Alva, quien detalló que se trata de una fabulosa construcción de adobe decorada con pintura de diferentes colores y enigmáticos grafitis, que fueron sometidos durante varios meses a un delicado trabajo de análisis para conocer el contexto en que se desarrollaron.

Este templo fue localizado en uno de los montículos que conforman el Complejo Arqueológico Huaca Santa Rosa, ubicado en el distrito azucarero de Pucalá, y es un edificio de espacio abierto en forma de “C” que mide más de 20 metros de largo por 4 metros de ancho.

El recinto presenta, además, una plataforma baja con rampa para acceder hacia un espacio donde existía una hornacina, posiblemente para contener un ídolo o colocar ofrendas. Todas las paredes estuvieron pintadas de colores amarillo, rojo, negro y blando alternadas en los diferentes paramentos.

Los arqueólogos identificaron más de 30 dibujos grabados directamente en las paredes, conocidos comúnmente como grafitis, además de restos de pintura mural que lamentablemente fueron destruidos por los huaqueros.

Los dibujos corresponden a sacerdotes portando copas, jefes militares, prisioneros atados con sogas, diseños de felinos, personajes parados sobre muros con almenas, rostros humanos y algunos diseños abstractos.

Lea más noticias de la región Lambayeque