Un grupo de pobladores le arrojó tierra y piedras al presidente de la República, Ollanta Humala, cuando se disponía a inaugurar dos obras de saneamiento en el distrito de Nuevo Chimbote, provincia del Santa, región Áncash.

El mandatario se puso al volante de una camioneta y abandonó raudamente el lugar fuertemente resguardado, mientras el grupo de personas le gritaba “traidor de Chimbote y Áncash", y le exigía que se vaya. Incluso siguieron la unidad del presidente en otro vehículo.

Según testigos, el incidente se produjo porque no se le habría permitido subir al estrado oficial al gobernador regional de Áncash, Waldo Ríos Salcedo.

Humala Tasso llegó a Nuevo Chimbote para la inauguración de las obras de mejoramiento del sistema de agua potable y desagüe y construcción del reservorio VIII-B de la Habilitación Urbana Progresiva “Nicolás Garatea”; sin embargo, ni siquiera pudo develar la placa conmemorativa.

El arribo del mandatario peruano estuvo programado para las 10:00 de la mañana, pero llegó cuatro horas después.

En su discurso, Humala justificó su tardanza en la atención que le debe brindar a las 25 regiones del país y reiteró que su gobierno lucha de manera frontal contra la corrupción.

Lea más noticias de la región de Áncash