Foto: Andina

La compañía británica Metales Monterrico pagó la indemnización a 33 pobladores que aseguran haber sido torturados por agentes de seguridad de esta empresa durante una protesta contra un campamento del proyecto minero Río Blanco, ubicado en la serranía de Piura.

La empresa acordó realizar pagos como parte de un acuerdo de solución con la firma de abogados de Londres Leigh Day & Co, pero no admitió responsabilidad por los violentos enfrentamientos ocurridos en agosto de 2005 que dejó una persona muerta, según informó el portal Guardián.

Las comunidades de las provincias de Ayabaca y Huancabamba se oponen a cualquier explotación minera por temor a que podría contaminar los bosques de neblina, ríos y tierras de cultivo.

El día de la protesta, dos manifestantes fueron baleados en las piernas, un hombre perdió un ojo y un campesino llamado Melanio García, de 41 años, sufrió una herida de bala.  Los abogados de los agricultores aseguraron que algunos de los empleados de la mina y los contratistas de seguridad participaron en la agresión.

"El caso parece poner de relieve los conflictos en el Perú y en otros lugares entre las comunidades indígenas y las empresas mineras multinacionales. Esta protesta fue desencadenada por la creencia de las comunidades locales de que sus preocupaciones sobre el potencial impacto ambiental de la mina han sido ignoradas", señaló Leigh Day & Co en un comunicado.

Richard Meeran, abogado de los demandantes, indicó: "Nuestros clientes sufrieron maltratos deplorables y se les negó la justicia en el Perú, este fue un ejercicio extremadamente costoso para Monterrico y constituye un revulsivo para las multinacionales en los países en desarrollo”,

La empresa minera fue adquirida por un consorcio chino en el 2007, pero sigue siendo manejada en Londres.