RPP/Henry Urpeque

Una serie de humillaciones vienen recibiendo las visitas de mujeres en el penal de Chiclayo (Lambayeque), quienes denunciaron que son sometidas a insultos y vejámenes por parte del personal penitenciario que abusan de ellas solo por poseer un familiar preso.

Las indignadas mujeres indicaron a RPP Noticias que todos los días de visita son obligadas a abrirse de piernas y hasta hacer ranas para que los agentes accedan a dejarlas visitar a sus familiares reclusos.

“Da miedo decirlo porque luego se la cogen con mi familiar, pero es un abuso, son malos, te insultan, te jalonean y hasta se comen los almuerzos que les llevamos a nuestros familiares”, indicó una visita que solo se identificó como Juana, por temor a represalias.

Las mujeres contaron que algunos agentes penitenciarios les “siembran” chips u objetos punzocortantes a sus familiares, con el objetivo de castigarlos y mandarlos al hueco (un hoyo oscuro y profundo donde los presos son privados de comida y allí mismo defecan).

“Yo pague 300 soles que me pidieron para que a mi hermano César no lo lleven al hueco, pese a que le habían sembrado un cuchillo. Son abusivos”, indicó otra mujer.

Las visitas pidieron la intervención de la Defensoría del Pueblo ya que los agentes penitenciarios abusan de todas ellas.

Lea más noticias de la región Lambayeque.