Los escolares de la Institución Educativa N° 88218, ubicada en el sector de Tangay Medio, distrito de Nuevo Chimbote (Áncash), arriesgan su vida al recoger agua con baldes y tinas de un canal de regadío que pasa por la zona, debido a que la obra de construcción del plantel se encuentra paralizada.

Los 250 estudiantes utilizan el líquido elemento en los servicios higiénicos y para lavarse las manos. Incluso, los más pequeños llevan sus botellas con agua desde sus casas para su uso personal, ya que desde que se inició el año escolar no cuentan con el servicio de agua potable.

Además de la falta de agua, el colegio tampoco cuenta con energía eléctrica, por lo que los padres de familia han colocado postes de madera para instalar el servicio desde una zona cercana.

Gabriel Diestra León, presidente de la Apafa lamentó las condiciones tan inhumanas en las que estudian los menores, quienes tampoco pueden utilizar las computadoras que le donaron al plantel.

Añadió que el proyecto de agua y desagüe para Tangay se encuentra en la Municipalidad de Nuevo Chimbote.

Lea más noticias de la región Áncash