Piura: El misticismo de las lagunas y curanderos de Huancabamba

Las lagunas Shimbe y Negra son las más visitadas por los turistas nacionales y extranjeros; la primera sirve para cargarse de energía positiva y la otra para descargar lo negativo.
Cortes

Las diversas formas de turismo se han convertido en un factor importante no solo para dar a conocer los atractivos geográficos de una localidad sino para promover su cultura, tradiciones, gastronomía, formas de vivir y hasta el misticismo como ocurre en la provincia de Huancabamba, en la región Piura, donde las personas acuden para cargarse de energía positiva con un baño de florecimiento dentro de las lagunas y una mesada encabezada por un curandero o chamán.

Lagunas de Huancabamba

En la provincia de Huancabamba se localiza un complejo de 14 lagunas conocidas por algunos como Huaringas o Huarinjas, ambos nombres son permitidos, según nos precisa la directora de la Oficina Municipal de Turismo, Marita Díaz, quien nos indica que el término Huari significa laguna e inga vendría hacer la palabra Inca, Laguna del Inca.

Estas lagunas son visitadas por turistas nacionales y extranjeros para realizarse los conocidos baños de florecimiento con los cuales las personas que acuden se cargan de buenas vibras y algunos visitantes refieren se curan sus males teniendo fe.

Las lagunas más visitadas son Shimbe y Negra, la primera es denominada una laguna blanca y según los chamanes o curanderos un baño en estas aguas sirve para cargarse de energía positiva, mientras la laguna Negra sirve para descargar energía negativa, iniciando así el ritual para sacar los males o alejar la mala vibra de las personas.

La temperatura de las aguas de estas lagunas oscilan entre 5 a 7 °C, y desde el mes de mayo hasta noviembre es donde se aprecia el mayor flujo de turistas, registrándose un promedio de 2 mil 700 visitas al mes.

Para llegar a la laguna de Shimbe se viaja en auto desde la capital de la provincia hasta el poblado de Huar Huar y luego se sigue a caballo por espacio de 2 horas y media hasta la laguna; y si se planea llegar a la laguna Negra se va en auto desde la ciudad de Huancabamba hasta el caserío El Porvenir, en un viaje de tres horas y luego se continúa a caballo por espacio de una hora, el costo a caballo en ambos lugares en promedio es 30 soles, nos cuenta Díaz Guerrero.

Curanderos y mesadas

Tras realizarse el baño de florecimiento en una laguna se va hasta la casa de uno de los 96 curanderos o chamanes que existen en la provincia para realizar una mesada, a cargo de estas personas que también se les llama maestros.

La mesada suele iniciar a las 10:00 p.m. y acabar al día siguiente a las 06:00 a.m., esta comienza con una oración por parte del chamán pidiendo a Dios que todo salga bien o que se cumplan los deseos de los asistentes.

Acto seguido, el maestro toma una bebida conocida como San Pedro, la cual lo ayuda a visionar o alucinar sobre las cosas que rodean a los visitantes en relación a su vida personal o lo que atravesarán, luego los asistentes deben singar un preparado de tabaco con agua ardiente que primero se absorbe por la fosa nasal izquierda para votar el aspecto negativo y luego por la fosa derecha para que entre lo positivo, a veces hay personas que no pueden hacer el singado y se contrata a un representante para que lo haga por ellos.

Díaz Guerrero nos precisa que los asistentes pueden referirse a la persona que desarrolla la mesada como curandero, chamán o maestro; pero no les gusta que los llamen brujos, pues indican que eso se usa para quienes hacen el mal y ellos no realizan ese tipo de trabajos.

Pagos a la laguna

Las personas que asisten a las lagunas suelen dejar ahí alguna prenda personal o joya como una forma de pago por las bendiciones recibidas y todo aquel que vive en la provincia y conoce de estos florecimientos sabe que no deben sacar o coger los objetos que ahí se encuentran pues esto trae mala suerte.

Hasta estas lagunas han llegado innumerables personalidades no solo del ámbito artístico sino también políticos, así se recuerdan las visitan que hacia un expresidente de la República, que ahora se encuentra detenido afrontando diversos juicios.

Curanderos o chamanes

Marita Díaz cuenta que entre los curanderos más antiguos y pioneros en este oficio se recuerda a los fallecidos Francisco Guarnizo, Florentino García, Sebastián Camizan, quienes junto a Ramón Carrillo y Néstor Herrera, que aún se encuentran con vida, fueron los primeros en darle valor a este oficio, entre otros maestros.

Ahora existe una nueva generación de chamanes que se agrupan dentro de la Asociación de Curanderos; sin embargo, aún está en proceso de formalización; pero a quienes deseen realizarse una limpia o florecimiento se les recomiendan pedir información en la Oficina de Turismo de Huancabamba, donde los orientarán sobre cómo llegar a las lagunas.

Por: Lina Fiestas

Lea más noticias de la región Piura