Cerca de 60 turistas, en su mayoría israelíes, fueron intervenidos por la Policía Nacional en una "frenética fiesta" realizada en en un conjunto de viviendas ubicadas en el sector de Mulluqocha del Parque Arqueológico de Saqsaywaman (Cusco).

EL Ministerio de Cultura informó la intervención se realizó a la 01:30 horas de la madrugada cuando se registró música estridente y gritos destemplados.

El corresponsal de RPP en la zona indicó que trascendió que los extranjeros participaban de una "fiesta romana" se estaban drogando, bebiendo alcohol y participando en orgías.

Durante la fiesta se habría atentado contra el patrimonio cultural al haberse movido piedras y dañado algunos cerámicos.

La Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco dispondrá la demolición de las cuatro viviendas donde se registraron los actos bochornosos ya que fueron construidas en forma clandestina afectando el patrimonio cultural de la Nación.

El Arqto. Marco Marcés Pareja, Subdirector de Patrimonio Cultural y Defensa del Patrimonio de la entidad cultural, señaló que las cuatro viviendas de adobe fueron construidas en una zona intangible sin autorización alguna. “En una de las viviendas, que cuenta con sótano, se halló 21 piezas de cerámica inka que probablemente fueron desenterradas durante la construcción del inmueble” explicó el funcionario.

Para la demolición de las viviendas la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco inició un proceso administrativo sancionador contra la familia Callañaupa –que es propietaria de los referidos inmuebles- en base a los informes técnicos presentados por la Jefatura del Parque Arqueológico de Saqsaywaman.

Cabe resaltar que durante la intervención de la Policía Nacional del Perú y del Ministerio Público, se hizo una inspección a todos los ambientes donde estaban reunidos los turistas y se decomisó 3 frascos de pintura en aerosol que pudieron ser utilizados para atentar contra el patrimonio.



Lea más noticias de la región Cusco