El Domingo de Resurrección o Domingo de Gloria es la fiesta más importante para los cristianos porque celebran la Resurrección de Jesucristo tras haber sido crucificado.

Con esta celebración religiosa finaliza de la Semana Santa para la fe católica y cristiana.

La Biblia señala que Cristo triunfó sobre la muerte y con esto abrió las puertas del cielo a los creyentes.

En la Misa dominical se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo Resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando se conmemora la subida de Jesús al Cielo.

En el Perú, el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani celebrará la solemne Misa de Resurrección de Jesús, con la que concluye la Semana Santa, en la parroquia del Espíritu Santo de Manchay, distrito de Pachacamac.

Culminada la misa saldrá en procesión la imagen del Señor Crucificado y de Nuestra Señora de la Alegría por las calles de Manchay.