El desabastecimiento del gas licuado de petróleo (GLP) y el alza paulatina de su precio se agrava cada vez más en la ciudad de Chiclayo, región Lambayeque.

Los taxistas y colectiveros,se encuentran enormemente preocupados por las enormes pérdidas económicas que están sufriendo.

Los choferes están evaluando iniciar medidas radicales de lucha en los próximos días, para presionar a las autoridades y de esta forma puedan realizar operativos para supervisar los grifos que están abusando de los transportistas con precios que cada día son más fluctuantes.

“Si bien todo se rige por la oferta y la demanda, los grifos están haciendo su agosto con nosotros, suben el precio y ponen el que se les da la gana, ya no queda ni para la comida y nadie sale a decir nada”, indicó un transportistas del servicio urbano.

En los principales establecimientos de venta el litro del GLP se vende desde S/. 2.20, S/. 2.40, S/. 2.80 y S/. 2.90, casi el triple de su precio normal, de manera que si un taxista “tanqueaba” su unidad para trabajar durante toda la noche con 15 soles, ahora debe echar cerca de 45, reduciendo sus ganancias.

“Creemos que hay especulación y por eso algunos choferes han decidido subir sus tarifas, y eso puede empeorarse más”, manifestó el representante de taxis dispersos, Segundo García.

Cabe indicar que son más de 60 mil unidades afectadas por esta situación en toda la ciudad lambayecana de Chiclayo.

Lea más noticias de la región Lambayeque

 

Sepa más: