ANDINA

La población de Miska, provincia de Paruro (Cusco), realizó este lunes una procesión para llevar en hombros los restos de las ocho víctimas registradas por el sismo de 5.1 grados de magnitud que afectó esa zona el último fin de semana.

Inicialmente se llevó a cabo una misa en el templo de Paruro, luego la población realizó una caminata de cerca de un kilómetro para llegar al cementerio junto con los ocho féretros.

Tanto pobladores de Miska, Cusibamba (las zonas más afectadas) y Paruro llegaron hasta el lugar para acompañar a sus familiares y amigos que perdieron como consecuencia de los efectos del movimiento telúrico. Una ligera llovizna se presentó mientras se trasladaban a los fallecidos.

El entierro se realizó con el acompañamiento de una banda de música en el Cementerio Municipal.

 

Por otro lado, personal del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) comunicó que el armado de carpas ya había culminado en Miska, donde se registró el 100 por ciento de viviendas inhabitables; sin embargo, la población pedía calaminas para poder protegerse de la temporada de lluvias, la cual está próxima.