Los trabajadores de la Municipalidad Provincial del Santa (Áncash) tomaron el palacio municipal por unas horas y se enfrentaron a los agentes del serenazgo, quienes intentaron desalojarlos.

Los servidores ediles cerraron el portón del recinto municipal e impidieron la atención al público, por lo que los serenos trataron de sacarlos por la fuerza arrojándoles arena y piedras, desatándose un violento enfrentamiento entre ambos grupos.

Hasta el lugar llegó el Fiscal de Prevención del Delito, Carlos Zavaleta, quien convenció a los trabajadores de deponer la medida de protesta que realizaron para rechazar el exceso de personal contratado, debido a que la comuna no tiene presupuesto para pagarles.

Según el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Guillermo Sánchez Córdova existe un excedente de 800 trabajadores contratados por la gestión del alcalde Luis Arroyo Rojas.

Lea más noticias de la región Áncash