Foto: RPP/Rolando Gonz

Obreros de cuatro distritos de la provincia de Trujillo empezaron a erradicar más de seis mil toneladas de desmonte de construcción que fueron arrojados en una zona intangible de la ciudadela de Barro de Chan Chan hace casi un año.

El desmonte fue arrojado por volqueteros que no tuvieron en cuenta el daño que causaban al paisaje de los famosos “huachaques” donde se preserva las totoras útiles para los “caballitos de totora”.

Las autoridades políticas indicaron que contratarán a personal que se encargue de vigilar y evitar el arrojo de todo tipo de desmonte sobre esta zona cultural.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional