De acuerdo con el especialista, gobiernos deben asignar parte del presupuesto a medidas de prevención de catástrofes.
De acuerdo con el especialista, gobiernos deben asignar parte del presupuesto a medidas de prevención de catástrofes. | Fuente: Andina

Cuatro huaicos fueron reportados este último sábado en el distrito de Paucarpata, en la ciudad de Arequipa. Ese mismo día, se registraron intensas lluvias que inundaron varias calles de la ciudad.

En total 30 viviendas resultaron afectadas por los huaicos en la zona de Pozo Negro de dicha jurisdicción. Si bien un fenómeno natural no se puede evitar, sí se puede disminuir el impacto que este pueda tener en los ciudadanos. 

Juvenal Medina, Jefe del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred) señaló que para prevenir desastres, es necesario trabajar en ello no solo durante los meses de las épocas de lluvias en algunas regiones del país. 

"Es necesario alertar sobre este problema puesto que requiere trabajo, no solo en épocas de lluvias. Nuesra invocación va hacia los gobiernos regionales, municipales, provinciales y distritales", precisó Medina en Ampliación de Noticias

Medina señaló que el punto principal es trabajar conjuntamente, tanto desde los gobiernos regionales, hasta la ciudadanía en concientización "para evitar daños". 

"Hay trabajos que requieren de estrategias de prevención y planificación de desarrollo para orientar hacia donde debe de crecer la ciudad haciendo uso de las áreas urbanas. Hay un presupuesto establecido por el MEF orientado a prevenir riesgos y atender emergencias", precisó. 

Según la Defensoría del Pueblo, en el Perú, las municipalidades y los gobiernos regionales están obligados a elaborar una serie de planes que tienen por objetivo la gestión de riesgo de desastres. 

Sin embargo, a la fecha, solo 13 gobiernos regionales (52% del total de estos organismos), 37 municipalidades provinciales (19 %) y 61 municipalidades distritales (4 %) tienen aprobados sus planes de prevención y reducción de riesgos de desastres. Es decir, en este aspecto, el cumplimiento de todas las entidades de gobierno local es, en promedio, de un 25 %.