A través de este proyecto, el agua potable pasará por procesos físicos y químicos para reducir al máximo los niveles de arsénico, indicó el alcalde de Jauja Iván Torres | Fuente: RPP | Fotógrafo: Jhon Cárdenas

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Edmer Trujillo puso en marcha un proyecto para eliminar el arsénico del agua potable que consume la población de tres distritos de la provincia de Jauja (región Junín).

Se trata de la construcción de una planta de tratamiento que permitirá remover en un 99% este metal pesado en la fuente de agua denominada Puncomachay, ubicado en el anexo de Quero, distrito de Molinos, que en la actualidad sigue abasteciendo de agua potable a más de 32 mil habitantes.

Para ello el sector Vivienda autorizó la transferencia de 8 millones 636 mil 108 nuevos soles a la Municipalidad Provincial de Jauja, presupuesto que será destinado para la construcción de los tratamiento, floculadores, decantadores, filtros, entre otros.

Como se recuerda, en el 2012 la Diresa Junín confirmó luego de una serie de muestras, que el agua que llegaba a los domicilios no era apto para el consumo humano, debido a que este metal cancerígeno superaba los límites máximos permisibles.

“A través de este proyecto, el agua potable pasará por procesos físicos y químicos para reducir al máximo los niveles de arsénico. Estimamos que en el plazo de 12 meses el proyecto debe estar en funcionamiento”, señaló el alcalde de Jauja, Ivan Torres Acevedo.

Sepa más:
¿Qué opinas?