Los trujillanos celebraron con pura adrenalina el triunfo de la Selección peruana frente a Nueva Zelanda y su pase al Mundial de Rusia 2018.

Con cánticos y caravanas, los hinchas se desplazaron en sus autos o a pie por diversas calles de la ciudad, incluso festejaron en los locales de diversión.

Los lugares donde se instalaron pantallas gigantes también eran una fiesta. Con fuegos artificiales y orquestas musicales, los hinchas celebraron hasta altas horas de la madrugada.