Los árboles provendrán de un vivero tecnificado que se instaló en Inambari para potenciar la producción de árboles hasta alcanzar las 240 mil unidades al año. | Fuente: Andina

Más de 155 mil árboles serán plantados este año en 140 hectáreas de la Amazonía peruana para recuperar zonas deforestadas y degradadas por la minería ilegal. Este se realizará en el municipio de Inambari y en la provincia del Manu, situados en la región de Madre de Dios. Así lo anunció el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), una de las organizaciones que integra este proyecto.

En esta zona se han perdido 162 mil hectáreas de bosques amazónicos durante los últimos quince años, según datos de WWF. El proyecto tendrá una inversión de 2,5 millones de soles por parte del Gobierno y de los municipios que se han sumado a la iniciativa.

El Ministerio del Ambiente se comprometió con casi un millón de soles para que la Municipalidad Provincial de Manu recupere 60 hectáreas con 66 mil árboles durante 2018, con la participación de diez comunidades indígenas, como las de San José de Karene, Puerto Luz y Shintuya, de etnia harakmbut.

Además, el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), se comprometió a financiar el trabajo de recuperación realizado por el Municipio de Inambari.

Los árboles provendrán de un vivero tecnificado que se instaló en Inambari para potenciar la producción de árboles hasta alcanzar las 240 mil unidades al año, en comparación a las 10 mil que se lograban con los métodos tradicionales.

Más árboles

Los próximos planes incluyen implementar dos nuevos viveros tecnificados en las localidades de Salvación y Boca Colorado, en la provincia de Manu, y proporcionar a su municipalidad provincial un moderno sistema de información geográfica y drones, cuyas fotos y videos facilitarán el seguimiento del progreso de esta iniciativa.

El líder científico de la iniciativa en WWF Perú, Nelson Gutiérrez, explicó que han logrado obtener los plantones más eficientes gracias a la investigación y la experimentación.

"Y a partir del uso de información geoespacial, hemos determinado los terrenos más apropiados para la recuperación. Al abordar esta labor de reforestación bajo un enfoque de recuperación de paisajes y conectividad, podríamos virtualmente conectar miles de hectáreas en el bosque más biodiverso del mundo", dijo Gutiérrez a EFE.

Además de WWF, en el proyecto también participa la Universidad de Wake Forest (Estados Unidos), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Centro de Innovación Científica Amazónica (CINCIA).

EFE

0 Comentarios
¿Qué opinas?