El exmandatario Alan García negó algún vínculo con el investigado presidente regional de Áncash, César Álvarez, a quien se le acusa de actos de corrupción y de dirigir una presunta organización criminal. 

"Jamás he tenido relación con el señor Álvarez, por el contrario, era un enemigo acérrimo y él mismo lo ha declarado y dicho", sostuvo el líder aprista en declaraciones a la prensa luego de participar en un homenaje por su onomástico número 65 realizado en la zona de Bayovar, en San Juan de Lurigancho.

De esta forma, García Pérez deslindó con las afirmaciones hechas por Fiorella Nolasco, hija del extinto ex consejero regional de Áncash Ezequiel Nolasco, quien solicitó que en las investigaciones por el asesinato de su padre se incluya la "relación cercana” que mantendrían García y Álvarez.

"Las investigaciones tienen que expandirse, y si se tiene que llegar a esas personas, lo tienen que hacer", comentó la joven de 20 años, quien ha emprendido una lucha en busca de justicia por el crimen de su progenitor.