Canciller: Régimen libio predica casi guerra total a población civil

Ministro de RR.EE. José Antonio García Belaunde dijo que Perú rompió relaciones con Libia para alertar sobre la gravedad de la situación en la nación africana.
Foto: EFE

 

El ministro de Relaciones Exteriores, José Antonio García Belaunde, explicó que el gobierno del Perú decidió romper relaciones con Libia porque el régimen de Muammar al Gaddafi prácticamente predica una guerra contra los manifestantes.

Vemos que sigue el proceso de reprimirse seriamente a la población civil sin mesura en el uso de la fuerza, sino al contrario, con una prédica casi de guerra total”, dijo García Belaunde a RPP Noticias.

El diplomático recordó que ayer la Cancillería emitió un comunicado donde manifiesta su preocupación y condena la manera en que el gobierno libio reprime de manera criminal a los protestantes, de los cuales han muerto más de 300, según cifras oficiales.

Es en este sentido que el presidente Alan García adoptó esta postura para alertar a la comunidad internacional sobre la gravedad de la situación, agregó.

El canciller dijo, además, que el Perú evalúa solicitar a la Organización de las Naciones Unidades (ONU) que gestione la exclusión del espacio aéreo libio porque a través de la fuerza de aviación se reprime a los manifestantes que exigen la salida de Muammar al Gaddafi.

García Belaunde precisó que no procedió de la misma manera con el resto de naciones árabes convulsionadas porque no se registró el uso de la violencia indiscriminada como en Libia. Asimismo, indicó que posiblemente otros países de la región también suspenderán las relaciones diplomáticas con la dictadura africana.

En tanto, comunicó que la comunidad peruana es mínima en la región árabe, siendo la de El Cairo la más considerable. Sin embargo, no se ha reportado ningún inconveniente para nuestros compatriotas.

Finalmente, explicó que los militares y guerrilleros que lucharon por el fin de las colonias en los países árabes, creyeron que triunfando se legitimaban como líderes, cosa que la globalización ha desvirtuado.