Referencial

 

Perú y Bolivia son países claves para los principales cárteles mexicanos que han visto en esos lugares su nuevo centro de operaciones de producción de cocaína que tiene como principal destino Estados Unidos y Europa.

Un informe del Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA), detalla la presencia de  narcotraficantes mexicanos en la región sudamericana que aún operan con poderosas bandas colombianas como Los Rastrojos, Urabeños y Los Paisas, protagonizando nuevos escenarios de violencia en el país cafetero.

“Perú está en una situación crítica en su lucha contra el tráfico de drogas”, según cita este análisis que fue entregado al senado estadounidense a finales de octubre pasado según detalla El Universal de México. 

Lo grave de esto es que nuestro país ha superado a Colombia en producción de cocaína pura. En 2010 Perú produjo 325 toneladas métricas en comparación con las 270 toneladas métricas colombianas lo que representa un aumento del 44% respecto a 2009 y los más altos niveles desde 1995.

“Los traficantes mexicanos participan en el comercio de la droga peruana, y cada vez están más involucrados en la coordinación de grandes cargamentos de cocaína”, reza el informe.

La presencia de ellos se explica ya que Perú exporta el 4% de la cocaína a Estados Unidos uno de los más grandes consumidores del mundo, y junto a sus socios colombianos cuentan con la estructura operativa y logística para coordinar los envíos al extranjero.

Se detalla que la larga frontera de Bolivia con Perú, se ha convertido en “una base ideal para las operaciones de tráfico de drogas”.