Chile y Perú afianzan su integración social en vísperas de fallo de La Haya

"A pocas semanas de que concluya el proceso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) es muy destacable la imagen que estamos entregando al resto de la comunidad internacional", dijo el canciller chileno, Alfredo Moreno.
EFE

Los Gobiernos de Chile y de Perú afianzaron hoy su integración en materia de políticas sociales dirigidas a los emigrantes con la celebración de un inédito consejo que reunió a catorce ministros y que permite cimentar la confianza mutua a pocas semanas de que se conozca el fallo de La Haya.

"Hemos venido a Santiago con la intención de seguir estrechando los lazos de amistad, de fraternidad", destacó la canciller Eda Rivas, al frente de la delegación peruana que fue recibida en el Palacio de la Moneda por el presidente, Sebastián Piñera.

Previamente, la delegación había participado en el primer Consejo de Integración Social (CIS) Chile-Perú, que se celebró en un céntrico hotel de la capital chilena y al que asistieron ocho ministros peruanos y seis chilenos, además de varios subsecretarios de ambos países.

"A pocas semanas de que concluya el proceso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) es muy destacable la imagen que estamos entregando al resto de la comunidad internacional", declaró el canciller chileno, Alfredo Moreno, al inicio de la cita.

"Por medio de iniciativas como las que hoy día estamos inaugurando, estamos cultivando conscientemente una relación centrada en la profundización de la confianza y en la construcción de áreas de acción común", resaltó.

En el encuentro, de apenas dos horas, los ministros supervisaron el trabajo realizado este lunes por responsables de sus respectivas carteras en materia de asuntos sociales, económicos, laborales y fronterizos, así como de atención de grupos vulnerables y de emigrantes.

Son 200.000 los ciudadanos chilenos y peruanos que viven en territorio del otro país, pero el mayor flujo migratorio se produce de Perú a Chile, donde residen unos 160.000 ciudadanos de la nación vecina, según dijo a Efe su embajador, Carlos Pareja.

El principal punto de contacto fronterizo entre ambos países es el paso que une la ciudad chilena de Arica con la peruana de Tacna, con 5 millones de traslados cada año.

Esa zona es especialmente sensible al litigio que se dirime en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que se espera que dentro de los próximos dos meses se pronuncie sobre la demanda que Perú presentó en 2008.

En ella, Perú propone fijar el límite marítimo en una línea equidistante a las costas de ambos países, con lo que obtendría 35.000 kilómetros de mar que hasta ahora están bajo soberanía de Chile, que a su vez defiende mantener el statu quo.

"Estamos esperando el fallo con optimismo, pero sin triunfalismos y con mucha mesura", declaró Eda Rivas a consultas de los periodistas en una comparecencia con su homólogo chileno, en la que reiteró su compromiso de acatar la sentencia.

"Los dos países se han comprometido respecto de su resultado, como corresponde a dos países que son respetuosos del derecho internacional", subrayó a su vez Alfredo Moreno.

Desde ese punto de vista, ni uno ni otro quisieron hacerse eco de las encuestas que muestran desconfianza sobre el cumplimiento del fallo.

El último, publicado hoy y elaborado por radio Cooperativa, la consultora Imaginacción y Universidad Central, reveló que el 57,2 % de los chilenos opina que no se debería acatar un fallo desfavorable y que un 53 % cree que Perú tampoco aceptaría una sentencia que le perjudicara.

Los dos ministros negaron además que el submarino que la Armada chilena detectó hace dos semanas cerca de sus aguas territoriales -y cuyo origen se desconoce- fuera peruano. "No es un submarino peruano, no es un submarino de los países vecinos", insistió Moreno.

La cita de hoy se enmarca en la agenda de contactos acordada por ambos países para preparar precisamente el terreno a nivel político y social de cara al fallo de La Haya.

Así, a principios de mayo se reactivó en Lima, tras siete años sin reuniones, un mecanismo de encuentro de cancilleres y ministros de Defensa de Perú y Chile denominado "2+2".

Además, Moreno sostuvo este año varias reuniones con Rafael Roncagliolo y, desde que éste dejó su cargo como canciller el pasado 15 de mayo aduciendo motivos de salud, ya había coincidido en otras dos ocasiones con Eda Rivas.

Chile y Perú han estrechado también la cooperación en mecanismos regionales como la Alianza del Pacífico, en la que junto a México y Colombia están dando pasos hacia la liberalización del comercio.

En ese sentido, Moreno señaló que le parece "muy interesante" que Estados Unidos quiera sumarse al bloque como país observador.

Ambos países comparten asimismo un sustantivo intercambio comercial, que el año pasado ascendió a 3.806 millones de dólares, de los cuales 2.007 millones correspondieron a exportaciones peruanas, e ingentes inversiones, con 11.000 millones de Chile invertidos en Perú y 7.500 millones en el sentido inverso.

EFE