Comisión de la Verdad y Reconciliación, ocho años después

Este 28 de agosto se conmemora el octavo aniversario de la presentación del informe final de la CVR, encargada de analizar la violencia armada interna en el Perú.
Foto: EFE

El 28 de agosto del 2003, hace ocho años exactamente, la Comisión de la Verdad y de la Reconciliación (CVR), encargada de analizar la violencia armada interna, vivida en el país entre los años 1980 y 2000, presentó su informe final ante el entonces presidente Alejandro Toledo.

El informe, que recoge de forma pormenorizada los hechos violentos que se registraron durante el enfrentamiento que mantuvieron las fuerzas del Estado y los grupos terroristas, se convirtió en un símbolo de la lucha por los derechos humanos en el país.

El documento consta de nueve tomos, donde se detallan los hechos sucedidos durante los veinte años. Consta de tres partes principales: La primera, donde se relata el proceso, los hechos y las víctimas. La segunda, que relata los factores que permitieron que se desarrolle el conflicto. Y la tercera, que explica las secuelas del conflicto y se postulan las recomendaciones para que estos eventos no se repitan.

Entre los datos difundidos, se reveló que el costo estimado en vidas humanas del conflicto, el de mayor duración e impacto en la historia del Perú, fue de aproximadamente 69.280 personas, entre muertos y desaparecidos.

Organizaciones de defensa de derechos humanos y familiares de víctimas de la violencia interna en Perú conmemoraron los ocho años de la presentación del Informe de la Verdad y la Reconciliación.

La ceremonia inició en el monumento del ‘Ojo que llora’, que recuerda a las víctimas del conflicto, y contó con la participación de miembros de la comisión que elaboró el informe, representantes de organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos, así como de diferentes credos religiosos.

El monumento fue rodeado con arreglos florales y fotos de los fallecidos durante el conflicto. El presidente de la CVR, Salomón Lerner Febres, señaló en una entrevista a la agencia Andina que las recomendaciones del informe no han sido cumplidas en su mayoría por el Estado.

“Las conclusiones y recomendaciones no han sido mayormente atendidas, tenemos que desarrollar una política muy transparente de la memoria, de la inmensa desgracia que sufrieron muchos peruanos por causa de una violencia que empezaron grupos subversivos, que a veces tuvo una respuesta insatisfactoria de Estado”, afirmó.

La CVR

La Comisión de la Verdad y de la Reconciliación fue creada en junio de 2001 por el entonces presidente Valentín Paniagua, convocando a diferentes miembros de la sociedad civil.

Este grupo de trabajo fue presidido por Salomón Lerner Febres, entonces rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Además de la investigación de la violencia, la CVR intentó profundizar en las causas de esa violencia y en la dura represión militar contra estos movimientos terroristas.

La comisión recogió el testimonio de 16.985 personas y organizó 21 audiencias con las víctimas de la violencia, a las que asistieron más de 9.500 personas.