Andina

El fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, descartó una vez más que haya un manejo político en las pesquisas por el caso Ecoteva, sobre las compras inmobiliarias que implicarían al exmandatario Alejandro Toledo, y aseguró que su institución “investiga hechos, no a políticos”.

“La Fiscalía de la Nación no es una institución política. Los fiscales investigan a la persona denunciada. Si esa persona tiene una posición política eso no es parte de las pesquisas, nosotros investigamos hechos, no a políticos”, resaltó en TV Perú.

Sobre la presunta participación de Toledo Manrique en la creación de la empresa Ecoteva, Sánchez dijo desconocer los pormenores del caso, pues este se ventila en una fiscalía provincial y no en su despacho.

“Obviamente, el fiscal del caso sabe cómo fundamentar sus decisiones; no conozco los pormenores porque no está dentro de mi competencia”, apuntó desde Apurímac, adonde acudió para la entrada en vigencia del Nuevo Código Procesal Penal (NCPP).

Alejandro Toledo aseguró en febrero pasado que el caso Ecoteva, sobre las operaciones inmobiliarias que también involucran a su suegra, tiene un manejo político y sostuvo que la “trilogía del mal” no lo quiere ver como aspirante presidencial el 2016.

Fue a su salida de la Primera Fiscalía Supraprovincial contra el Lavado de Activos, donde en aquella ocasión brindó su manifestación por su presunta vinculación con este caso.

A inicios de marzo, el Ministerio Público emitió una resolución en la que dispuso la separación del fiscal Marco Antonio Cárdenas Ruiz del despacho de la Primera Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Lavado de Activos.

Con ello, el fiscal Cárdenas dejó de ver la investigación en la que está implicado el expresidente Alejandro Toledo por estas millonarias compras de inmuebles.

El fiscal Cárdenas Ruiz, que ahora está designado en el despacho de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Lima, fue separado de este ente especializado por haber conducido su vehículo en estado de ebriedad en febrero último, lo que, según Pablo Sánchez, daña la imagen de la institución.

ANDINA