La ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aída García Naranjo, aseguró que en el marco de una política de “justicia de género” no quedarán impunes los feminicidios ni las esterilizaciones forzadas.

“Nos planteamos una agenda de género que incluye a la justicia de género, donde el feminicidio y las esterilizaciones forzadas no quedarán impunes”, dijo durante su intervención ante el Pleno del Congreso.

Asimismo, indicó que para salvaguardar a las mujeres y niños víctimas de la violencia familiar se fortalecerá la Red Nacional de Casas de Refugio para Mujeres Maltratadas (RENCARE).

De otro lado, anotó que actualmente hay 2.163 Defensorías Municipales del Niño y del Adolescente (Demuna) en todo el país, pero diez provincias de cinco regiones aún no cuentan con este mecanismo. Por tanto, priorizará la implementación de estas oficinas en Bongará (Amazonas), Aija, Corongo, Mariscal Luzuriaga, Ocros, Pallasca (Áncash), Víctor Fajardo (Ayacucho), Huancabamba (Piura), Lauricocha (Huánuco) y Tahuamanú (Madre de Dios).

García Naranjo señaló que buscarán en coordinación con el próximo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social la ampliación de la cobertura del sistema de Wawa wasis. Hoy existen 7.158 de estas guarderías en 323 distritos del país, pero la meta es pasar a 503, acotó.

“En el Perú se ha avanzado en tener un millón de niños con anemia, se ha avanzado también la tuberculosis (…) Nos planteamos que efectivamente no solamente hace falta superar la pobreza monetaria, sino superar la desigualdad que en ese período –el anterior- se avanzó”, sentenció.